Laino guztien azpitik eta sasi guztien gainetik

Kaixo, lagun!

Zer moduz doa zure eguna? Norbaiten eguna denean norbait hori zoriontzeko ohitura dago, baina nik ez zaitut zoriondu nahi eta ez zaitut zorionduko, nahiz eta zure eguna izan. Bihotzez zorionduko zaitut zure eguna “ospatu” beharrik ez dagoenean, zure egunak urteko 365ak bihurtzen direnean, hizkuntza gutxituen estigma gainditu eta zure herrian jaun eta jabe zarenean. Orduan bai, bihotzez zorionduko zaitut. Orduan bai, behar bezala ospatuko dugu.

Aspalditik ezagutzen dugu elkar. Jaio nintzenetik, ezta? Beti egon zara nire alboan, batzuetan gehiago, beste batzuetan gutxiago, baina beti hor. Bidaide leiala izan zara niretzat. Askorentzat, egia esan. Baina asko izan dira, halaber, zuri min egiten saiatu direnak, gogotik egurtu zaituztenak. Batzuetan zuzenean, beste batzuetan zeharka. Etsai ugari izan dituzu zure bizitza luzean zehar eta hilzorian ere egon zara inoiz. Baina aurrera jarraitu duzu gogor. Egia esan, ez dakit nola lortu duzun hainbeste gudutatik bizirik irtetea. Zaharra zarelako eta bizitzaren trikimailu guztiak dakizkizulako? Deabruarekin traturen bat egin duzulako? Berdin dio, axola dioen bakarra da hemen jarraitzen duzula, gurekin, laino guztien azpitik eta sasi guztien gainetik.

Bitxia da, baina inork ez daki nor izan duzun ama, nor aita. Gaur egungo munduaren begitan, umezurtza zara. Oraingoz behintzat. Hamaika istorio kontatu izan dizkigute zuri buruz. Batzuk diote Afrika gorian jaio zinela, urrezko hondarrez inguratuta. Beste batzuk, ordea, sendo eusten diote Kaukaso izoztuan sortu zinela dioen teoriari. Auskalo. Ez zait gehiegi axola. Zure jaiotzak baino gehiago kezkatzen nau zure etorkizunak. Baina behin honaino iritsita, ez duzu orain amore emango, ezta? Ez dizugu utziko.

Hitz jario hau guztia zertarako, galdetuko diozu zure buruari, ea zertarako idazten dizudan, zoriontzeko ez bada. Inoiz ez dizudala idatzi eta zergatik demontre orain. Aspalditik nabil buruari bueltaka eta pentsatu dut iritsi dela zurekiko zorrak hein batean kitatzeko unea. Hein txiki batean, asko baita zor dizudana, bistan dago. Ate asko ireki dizkidazu, munduari begiratzeko betaurreko berriak eman dizkidazu. Dena desberdin ikusten da zure kristaletatik begiratuta. Eta zaharra zara bai, baina ederra. Poetikoa.

Ez naiz gehiago luzatuko. Hitzek azaltzen utzi didatenagatik eta hitzen bidez adierazi ezinik barruan geratu zaidanagatik, orain arte eman diguzun guztiagatik eta etorkizunean emango diguzunagatik, bi hitz besterik ez: eskerrik asko, Euskara.

Ane

Iturria: eitb.com

Iturria: eitb.com

Azpitituluak bai, bikoizketa ere bai

Duela bizpahiru hilabete, Eduardo Barinaga ETBko zuzendariak iragarri zuen udazkenetik aurrera Euskal Telebistaren lehenengo katean filmak euskarazko azpitituluekin emango zituztela. Udazkena aurrera doa eta ez dakit hasi ote ziren, baina gaur egun ETBn ez dago euskarazko zinemaren arrastorik, ez bikoiztuta ez azpititulatuta. Baina tira, izango dugu berririk.

Nire asmoa ez da bikoizketa vs. azpitituluak eztabaida antzua piztea, alferrikakoa deritzot eta kokoteraino nauka gainera. Ni bien alde nago, biak kontsumitzen ditut eta ez dut uste bata ala bestea inposatu behar denik. Eman bi aukerak ikus-entzuleari eta aukera dezala berak, gaur egun horretarako adina teknologia badugu eta.

Horrexegatik, hain zuzen ere, eta hainbeste urte atzerriko produktuak bikoizten ibili ondoren, euskarazko kalitatezko bikoizketaren mundua sortzea lortu dugunean (lan, izerdi, neke eta ahalegin askoren ondoren), ez dut ulertzen orain agintarien erabakia. Zergatik jo orain azpitituluetara? Zergatik bota zaborretara 30 urtez funtzionatu duen sistema? Susmoa dut arrazoiak diruarekin duela zerikusia, bikoiztea azpititulatzea baino askoz ere garestiagoa delako. Baina orduan, zergatik ez azpititulatu, era berean, ETB 2ko filmak eta telesailak? Irizpide batek kate baterako balio badu besterako ere bai, ezta? Baina bigarren telebista gisa mozorrotu zuten agintarien kate kutunaren kontuari beste batean helduko diot, horrek ere badu mamia eta.

Euskararen kasuan, gainera, kontuan hartu beharreko beste zerbait ere badago: normalizatu gabeko hizkuntza dela, etengabeko mehatxua bizi duena, eta aurrera egiteko erabil ditzakeen bide guztiak behar dituela. Gure hizkuntzak bizirik iraun dezan, hitz egin, irakurri eta entzun egin behar da, eta gure bizitzako alor guztietara zabaldu behar dugu. Hor telebistak duen egitekoa funtsezkoa da, ezinbestekoa. Ezin zaio euskarari daukan leku txikia kendu, eta bikoizketa kenduta, horixe da egiten ari garena.

Benetan euskara sustatu nahi dugu? Primeran. Oso ondo deritzot euskararen aldeko kanpainak antolatzeari, hezkuntzan, administrazioan, osasungintzan… Baina gure hizkuntzaren indargune handienetako bat telebista da, gure telebista, euskarazko telebista. Hori ezin dugu ahaztu. Eta euskarazko telebista horrek kalitatezkoa izan behar du. Eta erakargarria. Izan ere, ikus-entzuleei nahi dutena eman behar zaie: zinema-estreinaldiak, modako telesailak eta marrazki bizidunak (berriak, Doraemon eta Shin Chan-en txanda dagoeneko pasa da eta). Hemengoak, eusko labela dutenak, baina baita atzerrikoak ere, hemengo produktuek ez baitituzte hutsune guztiak betetzen. Merezi duen inbertsioa da, horretaz ziur nago.

arale

Iturria: Bikoizketa Euskaraz taldea.

Cómo encargar una traducción

¿Necesitas traducir un documento y no sabes qué hacer exactamente? ¿Quieres saber cómo elegir al traductor adecuado? ¿No tienes ni idea de cómo funciona el proceso de traducción? ¿Necesitas más información sobre los plazos y los precios? Entonces sigue leyendo, esta entrada te va a interesar.

El proceso de traducción no es siempre el mismo. No es lo mismo traducir un anuncio publicitario en soporte audiovisual que un informe de impacto medioambiental. Cada producto tiene sus características y sus necesidades. La intención de esta entrada es proporcionar unos consejos generales dirigidos más bien a materiales escritos, aunque algunos también pueden ser extrapolables a otros casos.

Si eres ajeno al mundo de la traducción y no conoces cómo funciona, seguramente pienses que para traducir un documento solo hay que enviárselo al traductor y ya está. Siento decirte que no es así. Existen muchos factores a tener en cuenta si quieres conseguir una traducción de calidad. A continuación te daré algunas recomendaciones para hacer que el proceso sea más fácil, sacar el mayor provecho posible de él y evitar problemas.

EL MATERIAL ORIGINAL

original

Fuente: crownlang.com

A menudo los traductores nos encontramos con textos que contienen numerosas erratas e incoherencias. Posiblemente podremos deducir algunos errores y corregirlos, pero también puede que pasen desapercibidos y se transmitan a la traducción. Un texto bien redactado agilizará el proceso de traducción y mejorará la calidad del material final. Por tanto, es recomendable revisar bien el original antes de enviárselo al traductor, para corregir las posibles faltas que pueda contener.

Es muy tentadora la idea de enviar al traductor textos provisionales o incompletos «para que vaya adelantando el trabajo», sobre todo si tenemos prisa, pensando que así ahorramos tiempo. Sin embargo, los continuos cambios no hacen más que dificultar la tarea al traductor y acaban afectando a la calidad final. Es preferible esperar a tener el documento definitivo y completo antes de enviárselo al traductor.

El formato del texto es más importante de lo que piensas. Es preferible enviar el material por correo electrónico en ficheros realizados mediante programas de tratamiento de textos (Word, Writer…). Muchas veces los traductores recibimos los originales en formato PDF, como imágenes o documentos escaneados, presentaciones PowerPoint u hojas de cálculo, y aunque algunos de estos formatos sean a veces los adecuados y permitan modificar el texto, en la mayoría de ocasiones dificultan nuestra labor. También puede ocurrir, aunque en esta era digital ya no sea tan común, que nos entreguen el original en papel. Eso también supone una dificultad añadida para el traductor, sobre todo si trabaja con programas de traducción asistida y memorias de traducción.

EL TRADUCTOR

La traducción es un oficio, un trabajo, no un pasatiempo que puede hacer cualquiera que sepa dos idiomas. Saber idiomas NO te hace traductor. Traducir y traducir y traducir, eso es lo que te convierte en traductor. Esta profesión, como todas, necesita formación y experiencia.

En primer lugar, te recomiendo que elijas a un traductor nativo del idioma al que quieras traducir tu material. En un mundo ideal los traductores profesionales siempre deberían traducir a su lengua materna. De este modo el texto traducido será correcto, natural y no forzado. Siempre hay excepciones, claro está. Existen traductores que no siendo nativos tienen unos conocimientos de una lengua equiparables a los de un nativo, pero no es la tónica general. En caso de que le encargues la traducción a alguien que no domine a la perfección ese idioma (este tipo de traducciones se llaman «inversas»), al menos haz que la revise una persona nativa.

Otro aspecto importante a la hora de buscar un traductor es la especialización. ¿Tu documento es un texto jurídico? ¿Son las instrucciones de alguna máquina? Sobre todo si se trata de textos especializados, con una terminología muy específica o técnica, asegúrate de que el traductor tenga conocimientos de ese tema y experiencia traduciendo materiales similares.

¿Y qué pasa si el documento a traducir es muy extenso? Lo ideal es que una misma persona se encargue de traducir todo el material. Sin embargo, si por cuestiones de urgencia resulta inevitable contratar a más de un traductor, debemos asegurarnos de que exista una interlocución entre ellos, de forma que puedan garantizar un mínimo de coherencia entre sus respectivos trabajos. Esto requiere que una sola persona revise toda la traducción una vez esté finalizada.

Dicho esto, y una vez desveladas algunas pistas que te ayuden en la búsqueda de un traductor que se adecúe a tu proyecto, si no sabes por dónde empezar te recomiendo que acudas a alguna asociación profesional de traductores. Las hay de todo tipo y en todo el mundo. Aquí encontrarás una lista interminable. Ellas te asesorarán y difundirán tu oferta de trabajo entre sus socios o en los foros adecuados. Algunas incluso tienen una base de datos de traductores donde tú mismo puedes buscar a la persona más apropiada. Es el caso de EIZIE (Asociación de Traductores, Correctores e Intérpretes de Lengua Vasca) y su NordaNor.

Si quieres más información sobre cómo buscar un traductor, te recomiendo encarecidamente que leas esta entrada del blog Traducción médica, técnica y literaria.

EL CONTEXTO

Si alguna vez le preguntas a un traductor cómo se traduce X palabra, tal cual, sin más información, te exigirá un contexto. No podemos vivir sin contexto, lo necesitamos como el aire. Sin contexto una traducción puede acabar en tragedia. Quizá te parezca que exagero, pero es necesario que quede clara la importancia que tiene. El contexto nos ayuda a situar el material y a comprenderlo mejor en su totalidad. Si tienes documentos similares (traducidos con anterioridad u originales) sería conveniente proporcionárselos al traductor para que le sirvan de referencia. Así conseguiremos que ambos materiales sean coherentes entre sí y ahorraremos tiempo y trabajo.

Lo mismo ocurre con las imágenes. Si necesitas traducir la descripción de una máquina, por ejemplo, será extremadamente útil disponer de ilustraciones o fotos del aparato en cuestión. De esta manera facilitamos la tarea del traductor y nos aseguramos de que el resultado final sea mejor y más fiel.

LA FINALIDAD Y EL DESTINATARIO

Otra información fundamental que deberéis proporcionar al traductor es la finalidad y el destinatario de la traducción. ¿Para qué y para quién es el texto? Si en el apartado anterior resaltábamos la importancia del contexto del material original, no es menos importante saber cuál va a ser el contexto de la traducción. No es lo mismo traducir un texto que va a aparecer en una página web, un acta de una sesión plenaria municipal, una novela para niños o el manual de un iPhone. Es muy importante conocer esa información, porque de ella dependen, entre otros aspectos, el estilo y el vocabulario que deberemos elegir.

EL PROCESO DE TRADUCCIÓN

Si pensabas desentenderte del asunto una vez enviado el material original (y la documentación de apoyo, en su caso) al traductor, te diré que no es una buena idea. Los traductores solemos ser muy preguntones. Cuando traducimos miramos el texto con lupa y podemos toparnos con todo tipo de dudas, preguntas e incluso errores. Por tanto, es importante que exista una persona que nos pueda atender por teléfono o por correo electrónico para resolver esas cuestiones. En cuanto a los errores del original, confía en las correcciones que el traductor te proponga. Y si tienes dudas o comentarios sobre la traducción, habla con él. Si mantenéis un contacto directo y fluido el resultado final será mucho mejor, tanto en lo que respecta a la traducción como al propio original.

LOS PLAZOS DE ENTREGA

En este tema debemos ser realistas. ¿Cuánto tiempo se ha tardado en redactar el documento original? Un documento extenso que nos ha costado meses redactar no puede traducirse en unos pocos días. Desgraciadamente, en el mundo de la traducción abundan los encargos para «antes de ayer». Para calcular un plazo de entrega razonable también hay que tener en cuenta la especificidad del texto. Traducir un documento muy técnico no requiere el mismo tiempo que traducir un texto de temática general. Para lograr una buena traducción el plazo de entrega debe ajustarse a la extensión y a la complejidad del texto.

EL COSTE

¿Cuánto te va a costar la traducción? El tema de las tarifas es un tema muy delicado que ha hecho y hace correr ríos de tinta y provoca debates interminables.

Si al leer el título de este apartado creías que iba a darte cifras, siento decepcionarte, pero no. Lo que sí haré será explicarte los aspectos fundamentales que se tienen en cuenta a la hora de establecer una tarifa.

El precio de una traducción dependerá de varios aspectos, entre ellos el plazo, el tipo de texto y la combinación lingüística. Cuanto más ajustado sea el plazo, más alta será la tarifa. Lo mismo ocurre con la especialidad del texto: cuanto más técnico sea, más costará. Algunos traductores también tienen diferentes tarifas para las diferentes combinaciones lingüísticas, según el nivel de dificultad de cada idioma.

¿Y en qué nos basamos para calcular el precio? Si se trata de un texto escrito hoy en día lo más habitual es que se establezca una tarifa por palabra del original. Quizá no sea lo más «justo», pero sí es la tónica general. Una de sus ventajas es que permite al traductor ofrecer un presupuesto ajustado antes de comenzar el encargo. Yo te recomiendo que siempre solicites un presupuesto de traducción detallado y preguntes al traductor todas las dudas que tengas sobre el precio antes de encargar la traducción.

Si quieres ahondar en el tema de las tarifas en traducción te recomiendo que leas este artículo tan interesante y exhaustivo sobre lo que cuesta una traducción (del blog Se busca traductor). Seguro que te aclara muchas dudas.

LA FIRMA DEL TRADUCTOR

Tanto si tu material se va a publicar como si no, haz constar el nombre del traductor en caso de que esa decisión dependa de ti. Es un derecho tanto del traductor como del destinatario final. A algunos traductores no les hace mucha gracia exponerse de esa manera, quién sabe si por miedo a posibles quejas. Yo lo creo muy necesario y te animo a que lo hagas. Al menos propónselo a tu traductor. Sinceramente, creo que te lo agradecerá.

huella

Y para terminar, aquí tienes dos guías sobre cómo contratar una traducción, donde ofrecen más consejos y ahondan más en el tema. Te recomiendo que les eches un vistazo.

Todo lo que siempre quiso saber sobre la traducción de ASETRAD (Asociación Española de Traductores, Correctores e Intérpretes)

¿Necesita una traducción al euskera? Una guía orientativa de EIZIE (Asociación de Traductores, Correctores e Intérpretes de la Lengua Vasca)

Translarting.com, mi rincón traductoril

¿Otro blog? Pues sí, qué le vamos a hacer. ¿De traducción? Bueno, sí, salvo alguna cosa. ¡¿Por qué?! Porque yo también necesito un rinconcito para blablabloguear sobre mis inquietudes traductoriles, oye. Sí, sobre todo hablaré del mundo de la traducción, porque ahí es donde paso la mayor parte del día con mi queridísimo (y a veces odiadísimo) Trados y el pobre teclado que sufre la ira de mis dedos cuando al PC le da por hacer de las suyas. Así que, sí, hablaré sobre traducción.

Sin embargo, por si no lo sabías, la traducción es como Dios, está en todas partes, lo inunda todo: está en esos documentales de La 2 que tanto te gustan, en las instrucciones de ese ¿móvil? recién comprado que no te entra en la mano, en ese libro que tienes en la mesilla venga acumular polvo, en ese juego de la Play que eres incapaz de terminar… Por eso, como la traducción es omnipresente me tomaré la libertad de tocar otros temas también. Que para algo es mi blog.

Así que pasa, pasa, hay sitio para todos. Especialmente para ti. Y mientras preparo la primera entrada, ¿quieres un café? ¿Un té? ¿El Hola? ¿El Quijote?

¡Bienvenid@!

Translarting.com, nire itzultxokoa

Hastea omen da zailena, hori diote behintzat. Beraz, gogorrena egin dut, antza: bloga sortu. Eraiki berri dudan txoko hau itzulpengintzaren eta hizkuntzen gunea izango da. Itzultzaileei zuzendua, bai, baina baita hizkuntzaren munduarekin zerikusirik ez dutenei ere. Blog honekin, besteak beste, hitzen eta itzulpenen mundua erakutsi nahi nieke hura ezagutzen ez dutenei.

Askotan hitz egiten dugu (itzultzaileok, batez ere) itzultzailearen ikusezintasunaz. Egia da itzulpenik onena nabari ez dena dela, baina hori lortzeko itzultzaileak ahalegin handia egin behar izaten du sarritan, eta jende asko ez da horretaz jabetzen. Lan hori eta oro har itzultzailearen mundua eta bizimodua nolakoak diren azaltzea, hori izango da nire helburuetako bat. Baina ez bakarra. Itzulpengintza leku guztietara, txokorik ezkutuenera ere iristen denez, beste gai batzuez ere arituko naiz hemen.

Ongi etorri Translartingera, zure etxean zaude. Kaferik edo terik nahi?

Ongi etorri!